Una opinión sobre LinkedIn y otras redes sociales de ámbito laboral

La presencia de LinkedIn se ha extendido tanto, que ya no sólo alcanza otras áreas diferentes de las TIC (ICT en inglés), y haber forjado grandes redes de usuarios, sino que hay empresas que buscan a sus candidatos casi exclusivamente en este lugar.



No vamos a hablar de todas las cosas positivas que aporta LinkedIn, que es lo que hace todo el mundo, pero si de "las no tan positivas" que están también presentes.

La red social LinkedIn nació en 2002 de la mano de Reid Hoffman y de otros antiguos empleados de Paypal que habían trabajado con él. Aunque en España no era casi conocido antes de 2010, que fue cuando los usuarios de LinkedIn crecieron exponencialmente. Y algo parecido sucedió en otros tantos países.

Obviamente como en todo sector siempre existe competencia, y más si parece un posible buen negocio. Por lo que han surgido otros sitios con un enfoque similar, si bien éstos no son tan conocidos: Viadeo, Xing, About.me, etc. 



No todas las características son ventajas


Para empezar cabría preguntarse por la privacidad, o dicho de otra forma: ¿Qué necesidad tienen tus conocidos y otros que ni lo son, de acceder a toda tu información curricular?

Las empresas siempre han podido acceder a los perfiles de los candidatos, si éstas están abonadas a una plataforma laboral. La diferencia radica en que ahora los datos ya no quedan entre la empresa y tu. Es el momento en que LinkedIn acaba convirtiéndose en el "Facebook" del empleo. En donde la gente accede la mitad de ocasiones, sólo para cotillear información de los demás.

Un pasatiempo como otro cualquiera, cuando no sabes que hacer, y te pica la curiosidad sobre que estudió, en dónde, o que trabajo hizo anteriormente un compañero/a. O si tu vecino/a está trabajando o se encuentra desempleado/a.




Otras redes sociales laborales

























Algunas cosas a tener en cuenta


El formato nativo más inspirado en el contexto norteamericano está muy bien. Pero no se ajusta en aspectos europeos o de otros países. Por ejemplo: no se da importancia suficiente a la formación profesional, y se enfoca mucho en disponer de formación universitaria. Pero esto no es así en otros lugares. Y para algunas personas puede resultar como que, sino tienes carrera universitaria ¿qué haces aquí?

Perfiles cualificados está claro que son aquellos que pueden exhibirse con orgullo, como los de directivos o personal con amplios conocimientos y dilatada experiencia. Pero quizás a otros/as no les haga un favor mostrar su CV, puesto que carecen de experiencia y/o formación, y eso les puede cerrar la puerta a mostrar sus habilidades.


La formación que se puede obtener pagando parece muy bien organizada y le puede dar un toque adicional si es muy concreta. Pero siendo cruelmente sinceros, los cursos que se imparten en cualquier lugar, los cuales no están certificados ni son reglados no aportan peso al currículo. Muchas personas disponen de gran cantidad de cursos pagados o no, pero eso no avala los conocimientos, a menos que estén reconocidos y tengan un examen oficial. Y puestos a hacer cursos hay muchos gratis en Internet.

Ampliar la red de contactos a toda costa, es algo no únicamente tentador sino además se fomenta por la propia plataforma. Dando a entender que a más número de contactos también de posibilidades. Pero sin embargo el propio creador de LinkedIn reconoció que esa práctica no es buena ni la aprueba. Ya que empezar a añadir personas que no conocemos de nada, ni es seguro ni nos garantiza ninguna ventaja.

Si no conocemos a la persona, que le respalde la empresa a la que pertenece, se trate de un/a seleccionador/a, etc. Pero añadir contactos por añadir no es una buena praxis.






Conclusión


Como ocurre con muchas cosas en la vida, hay que usarla correctamente. Y LinkedIn es lo que está de moda ahora para fomentar y mantener la interacción de profesionales y empresas, abriendo un abanico de posibles relaciones laborales. Así pues usándolo con inteligencia podemos sacar buen partido de ésta o de otras plataformas similares.

Como consejos: Ajustar bien la visibilidad del perfil y revisar como se muestra a otros, no aceptar a personas que no provienen de ninguna referencia o nos parecen confiables, no publicar cosas personales que nos comprometan, no hacer público nuestros datos personales (teléfono, dirección...), no dar datos muy precisos en empleos donde hemos estado que puedan vulnerar la privacidad de las empresas en cuestión, y por último valora si para tu profesión te resulta útil.

Comentarios

Entradas populares